Browsing articles tagged with " memoria"
Feb 1, 2010
trecedejunio

EL CAMINO DE FUNES

PROYECTO EN EL ENTORNO DEL TERRY Así anda el proyecto del centro de investigación de agroenergías+parque del Terry en Puertollano, una foto de la maqueta de trabajo para los que últimamente me preguntan cómo va el proyecto…
Por ahora la idea es intentar guiar al visitante para que recorra con la mirada el pasado y memoria del lugar… dirigir vistas y aportar información… como si al subir allí pudieras percibir este  lugar como era antes… ¿cómo intervenir sin borrar lo poco que queda, pero dándole un sentido práctico económicamente?

Y una curiosidad sobre el Terry (la montaña de escoria que aparece en la maqueta) … su nombre viene del francés, en francés escorial se dice “terril”.

Jan 18, 2010
trecedejunio

la memoria y funes

“Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero. Me dijo: Más recuerdos tengo yo solo que los que habrán tenido todos los hombres desde que el mundo es mundo. Y también: Mis sueños son como 1a vigilia de ustedes. Y también, hacia el alba: Mi memoría, señor, es como vacíadero de basuras. Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.
Esas cosas me dijo; ni entonces ni después las he puesto en duda. En aquel tiempo no había cinematógrafos ni fonógrafos; es, sin embargo, inverosímil y hasta increíble que nadie hiciera un experimento con Funes. Lo cierto es que vivimos postergando todo lo postergable; tal vez todos sabemos profundamente que somos in—mortales y que tarde o temprano, todo hombre hará todas las cosas y sabrá todo.”
http://www.literatura.us/borges/funes.html

Oct 12, 2009
trecedejunio

COMIC Y CIUDAD: Berlín_ años 30

JASONLUTESBERLIN1

Interesante reflexión sobre el diseño del espacio público y la cultura alemana.
Berlín: Cuidad de piedras
. Libro uno (Jason Lutes).Astiberri, 2005.

Oct 3, 2008
trecedejunio

ciudades

“Las ciudades y la memoria 5.

En Maurilia se invita al viajero a visitar la ciudad y al mismo tiempo a observar viejas tarjetas postales que la representan como era: la misma plaza idéntica con una gallina en el lugar de la estación de autobuses, el quiosco de música en el lugar del puente, dos señoritas con sombrilla blanca en el lugar de la fábrica de explosivos. Puede ocurrir que para no decepcionar a los habitantes, el viajero elogie la ciudad de las postales y la prefiera a la presente, aunque cuidándose de contener dentro de límites precisos su pesadumbre ante los cambios: reconociendo que la magnificencia y prosperidad de Maurilia convertida en metrópoli, comparada con la vieja Maurilia provinciana, no compensan cierta gracia perdida, que sin embargo se puede disfrutar ahora sólo en las viejas postales, mientras que antes, con la Maurilia provinciana delante de los ojos, de gracioso no se veía realmente nada, y mucho menos se vería hoy si Maurilia hubiese permanecido igual, y que de todos modos la metrópoli tiene ese atractivo más: que a través de lo que ha llegado a ser se puede evocar con nostalgia lo que fue.

Hay que guardarse de decirles que a veces ciudades diferentes se suceden sobre el mismo suelo y bajo el mismo nombre, que nacen y mueren sin haberse conocido, incomunicables entre sí. En ocasiones, hasta los nombres de los habitantes permanecen iguales, y el acento de las voces, e incluso las facciones; pero los dioses que habitan bajo esos nombres y en esos lugares se han marchado sin decir nada y en sus sitio han anidado dioses extranjeros. Es inútil preguntarse si estos son mejores o peores que los antiguos, dado que no existe entre ellos ninguna relación, así como las viejas postales no representan a Maurilia como era, sino a otra ciudad que por casualidad se llamaba Maurilia como ésta.”

Leyendo estas líneas del  libro de Italo Calvino de “Las ciudades invisibles” me acordé de la famosa publicidad del ayuntamiento de Madrid “ qué pasaría si nunca pasara nada” ( o algo parecido) que durante varios meses invadió las pantallas publicitarias madrileñas, para justificar las obras faraónicas de la M·30. Esta publicidad se dirigía al ciudadano de a pie de una manera insultante, como si el ciudadano fuera imbécil y no sufriera o disfrutara la ciudad el día a día. El ciudadano sabe qué hay que cambiar cosas, y qué hay que hacer obras, eso lo sabemos todos. Pero no estamos seguros de que las obras que los políticos deciden hacer son las más necesarias para la ciudad. Ya no confiamos en los políticos porque sabemos que el bienestar del ciudadano no es su prioridad.

Makespace Madrid

FABacademy 2013: Digital Fabrication

The Data Citizen Driven City